Biopsia líquida para el cáncer de próstata

La biopsia tradicional para el cáncer de próstata se realiza insertando agujas delgadas y huecas en la glándula prostática para recoger muestras de tejido llamadas núcleos. Las agujas se insertan en la próstata a través de la pared del recto. Este proceso se utiliza generalmente para extraer de 10 a 12 muestras de núcleo. Algunas veces las agujas son guiadas a áreas específicas de la próstata a través del uso de un dispositivo de ultrasonido, llamado TRUS, o puede ser guiado con un MRI. Estas muestras son analizadas bajo un microscopio para buscar la presencia de células cancerosas, cuántas hay y qué tan dispersas están en cada una de las muestras del núcleo.

¿Por qué necesitamos una forma diferente de hacer una biopsia?

Los investigadores han estado buscando alternativas a la biopsia invasiva, o al menos un complemento de la biopsia tradicional, en parte para ofrecer herramientas de diagnóstico más seguras y baratas para el cáncer. Aunque las biopsias con aguja para el cáncer de próstata son seguras y por lo general sólo presentan molestias leves para la mayoría de los pacientes, muchos hombres a menudo tienen miedo de ellas. Es común escuchar a los hombres expresar preocupaciones sobre el dolor a partir de biopsias tradicionales, temor de que la biopsia pueda “propagar” el cáncer o no detectar las células cancerosas.

Además, los hombres que tienen que someterse a biopsias múltiples debido a un aumento del APE o antes de que se tome una decisión de tratamiento a menudo temen el impacto de tener biopsias múltiples sobre la continencia urinaria o la función eréctil. La investigación ha demostrado, sin embargo, que los hombres que se sometieron a biopsias múltiples antes de una prostatectomía radical no tienen una recuperación a más largo plazo en comparación con los hombres con una sola biopsia.

Independientemente de lo segura y efectiva que sea la biopsia con aguja para la detección del cáncer de próstata, los investigadores, los proveedores de atención médica y los pacientes están interesados en una alternativa a la biopsia invasiva.

¿Qué son las biopsias líquidas?

Los investigadores han desarrollado una nueva tecnología de biopsia líquida para identificar qué pacientes con cáncer de próstata pueden no responder a la terapia estándar antes de iniciar el tratamiento. Con este método se pueden detectar biomarcadores específicos que se asocian con cáncer de próstata más agresivo o más resistente a las hormonas.1

Las biopsias líquidas están diseñadas para capturar ya sea biomarcadores circulantes asociados con células tumorales (CTC) o ADN tumoral circulante. Estos fragmentos o moléculas celulares pueden ser capturados a través de una “biopsia líquida”. Se puede utilizar una simple extracción de sangre para obtener información extensa sobre el tipo de cáncer de próstata que puede ayudar a guiar las decisiones de tratamiento.

Múltiples estudios han demostrado que los recuentos cuantitativos del número de células tumorales circulantes (o sus biomarcadores) pueden predecir el pronóstico . Además, el genotipado de los CTC y el ADN plasmático circulante pueden ayudar a identificar mutaciones genéticas focalizables y a detectar recurrencia de cáncer .

La capacidad de examinar a los pacientes utilizando una muestra de sangre en lugar de las técnicas más invasivas requeridas para las biopsias tradicionales es un gran paso adelante.

¿Qué muestra esta investigación sobre el cáncer de próstata?

Un estudio reciente publicado en Nature Chemistry describe un enfoque para la biopsia líquida usando nanopartículas magnéticas con la capacidad de capturar ADN que puede dirigirse a CTCs en muestras de sangre. Esta técnica puede utilizarse para capturar las células, aislarlas de todas las demás células de la muestra y ver si las células magnetizadas contienen biomarcadores asociados con resistencia conocida al medicamento.1

Dirigirse a los CTC es importante porque contienen información del tumor primario que puede informar el tratamiento . Sin este tipo de tecnología, los CTCs son extremadamente difíciles de aislar porque son superados en número por mil millones a uno por las células normales en la sangre de un individuo. En 2016, se publicó un estudio previo en Nature Nanotechnology que introdujo por primera vez este dispositivo y describió cómo se podría utilizar para atrapar y analizar los CTC.2 El estudio actual se basa en el estudio de 2016 al centrarse más en un biomarcador específico dentro de los CTC.

Las células con el contenido magnético más alto también tienen una alta expresión de RNS mensajero (ARNm) para el biomarcador asociado con la resistencia a los medicamentos. Esto significa que los pacientes con cáncer de próstata que tienen el mayor contenido magnético en la biopsia líquida deben ser considerados para los tratamientos que no sean terapias hormonales porque no responderán bien al tratamiento de primera línea.

Pensamientos finales

Esta investigación allana el camino para una herramienta de evaluación directa y personalizada que puede permitir a los proveedores de atención médica ver si una paciente responderá bien a la terapia hormonal o no. Según los investigadores, este método es rápido, altamente sensible (preciso) y relativamente barato, lo que significa que probablemente tendrá un gran potencial de aceptación clínica una vez que sea aprobado por la FDA.

Existen pruebas de “biopsia líquida” que buscan biomarcadores CTCs de mutaciones genéticas actualmente disponibles en el mercado. Estas pruebas existentes no son específicas para el cáncer de próstata, y muchos médicos tienen opiniones diferentes sobre su valor diagnóstico. Es posible que estas pruebas tampoco estén cubiertas por su seguro médico. Siempre es una buena idea hablar sobre estas o cualquier otra prueba de diagnóstico con su equipo de atención médica antes de decidir si son adecuadas para usted.