Cómo comunicarse con su equipo de atención médica

Obtener un diagnóstico de cáncer de próstata puede ser aterrador y abrumador . También puede provocar sentimientos de estrés, incertidumbre y tristeza . Una de las partes más importantes para obtener una buena atención médica es comunicarse con su médico y su equipo de atención médica. Esto incluye obtener información detallada sobre su condición, cómo puede ser tratada y cuáles son los posibles efectos secundarios de las diferentes opciones de tratamiento. También incluye información sobre su respuesta emocional y cómo hacer frente a su diagnóstico y tratamiento.

Su experiencia con su médico

Los resultados de nuestra encuesta 2018 Cáncer de próstata en América muestran que un 80% de los encuestados en nuestra comunidad se sintieron cómodos discutiendo todos los aspectos de su cáncer de próstata con su proveedor de atención médica. Asimismo, casi tres cuartas partes de los encuestados estaban satisfechos con su atención y sentían que su proveedor de atención médica ofrecía información clara sobre su diagnóstico, tratamiento y preocupaciones individuales.

Aún así, había desafíos comunes para que los pacientes se comunicaran con su equipo de atención médica. Estos desafíos eran los mismos sin importar en qué etapa del cáncer se encontraban nuestros encuestados. En particular, los miembros de la comunidad mencionados:2

  • Ser ofrecido sólo cirugía como una opción de tratamiento
  • No haber sido referido a otros proveedores de atención médica lo suficientemente temprano
  • No tener suficiente apoyo de salud mental

La falta de servicios de salud mental es especialmente significativa, ya que nuestra encuesta sobre el cáncer de próstata en América muestra claramente que el impacto emocional de tener cáncer de próstata a menudo puede ser mayor que el impacto físico.2

.

Cuando se le preguntó a la comunidad qué preguntas deseaban hacer a su equipo de atención médica, las respuestas se centraron en comprender los efectos secundarios de varias opciones de tratamiento, así como la progresión de la enfermedad . También se mencionó la discusión de las posibilidades de supervivencia y el impacto psicológico de los efectos secundarios post-quirúrgicos (como los cambios en la salud sexual).

Inicio de la conversación

Hay maneras de prepararse para que tenga las mejores oportunidades de comunicarse efectivamente con su equipo de atención médica y obtener respuestas a sus preguntas. Algunas estrategias incluyen:

  • Comenzar un diario de atención médica para mantener toda su información en un solo lugar
  • Preparar una lista de preguntas antes de su cita
  • Traer a alguien a su cita para ayudar a rastrear y registrar información
  • Anote las respuestas de su médico para que pueda volver a consultar la información

Consejos para comunicar preguntas y preocupaciones

Un estudio de investigación de la Universidad de Rochester tenía como objetivo capacitar a pacientes y médicos en mejores estrategias de comunicación. El entrenamiento de los pacientes animó a la gente a hacerlo:

  • Sea asertivo y no limite sus preguntas debido a vergüenza o miedo
  • Haga preguntas sobre su enfermedad, la elección del tratamiento, la posibilidad de recuperación , y la calidad de vida
  • Pregunte sobre los aspectos positivos y negativos de las elecciones importantes
  • Pídale a su médico que le explique cuando no entienda
  • Siéntase libre de expresar sus preocupaciones y opiniones
  • Siéntase libre de expresar sus emociones, incluyendo miedo y tristeza

Recuerde, su médico trabaja para usted

Las conversaciones francas y abiertas con su equipo de atención médica son fundamentales para asegurarse de que usted tenga el mejor resultado y la mejor experiencia en el manejo y tratamiento de su cáncer de próstata. Recuerde que usted es el consumidor y que tiene derecho a aprender y entender sus opciones.

Asegúrese de hacer todas las preguntas que tenga, sin importar cuán personales o embarazosas sean. Es probable que su médico los haya escuchado antes. Al final, su equipo de atención médica quiere estar seguro de que entiende sus opciones de tratamiento y lo que puede esperar, para que pueda estar preparado.