Los índices de mortalidad por cáncer continúan disminuyendo en los EE. UU.

El informe anual de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS),Estadísticas del Cáncer 2019, proyecta que más de 4,800 casos de cáncer serán diagnosticados cada día. Para monitorear y modelar las nuevas tasas y tendencias del cáncer, el informe considera el género, la edad y el tipo de cáncer.1,2

Cánceres invasivos y tasas de pronóstico

La probabilidad de ser diagnosticado con cáncer invasivo es de 39.3% para los hombres y 37.7% para las mujeres. La diferencia entre hombres y mujeres no se comprende completamente. Los factores que contribuyen incluyen las hormonas, exposiciones ambientales y sus interacciones.2

En los EE.UU., se esperan alrededor de 1.700 muertes por cáncer cada día, con un 25% de las atribuibles al cáncer de pulmón.1,2 Existen algunas diferencias asociadas al género. En los hombres, los cánceres de pulmón, próstata y colorrectal son los más frecuentes. Para las mujeres, las causas principales son los pulmones, los senos y el colon y el recto.2

Estadísticas del cáncer de pulmón

Aunque se reconoce que el cáncer de pulmón es la causa principal de muerte por cáncer en hombres y mujeres, la incidencia de nuevos casos está disminuyendo el doble de rápido entre los hombres que entre las mujeres. Esto se debe probablemente a que más mujeres de ciertos grupos de edad se convirtieron en fumadoras durante el siglo XX. Según los datos disponibles, las tasas de mortalidad por cáncer de pulmón se redujeron en un 48% entre 1990 y 2016 entre los hombres y en un 23% entre 2002 y 2016 entre las mujeres. Esto se debe en parte al abandono del hábito de fumar y a los avances en detección temprana y tratamiento.1,2

Hombres contra mujeres

En la última década, las tasas de mortalidad por cáncer disminuyeron alrededor del 2% anual en los hombres y han sido más estables en las mujeres. El número de muertes evitadas es mayor para los hombres que para las mujeres, lo que refleja la disminución total en mortalidad por cáncer , 34% vs 24%.1,2

La mitad de todos los cánceres diagnosticados en las mujeres son de mama, pulmón y colorrectal, y el cáncer de mama representa casi un tercio de todos los nuevos diagnósticos de cáncer.2 Mientras tanto, las tasas de mortalidad por cáncer de mama han disminuido en un 40% en los últimos 25 años. Esto se debe en parte a diagnósticos más tempranos y tratamientos mejorados y dirigidos.

Los cánceres de próstata, pulmón y colorrectal representan el 42% de todos los casos en los hombres.2 Sin embargo, las tasas de mortalidad por cáncer de próstata disminuyeron en un 51% entre 1993 y 2016. Estos cambios son atribuibles en parte a la identificación de la enfermedad en una etapa más temprana debido a PSA screening y a los avances en el tratamiento. Estas tasas se han estabilizado en los últimos años.2

Cáncer de hígado y hepatitis C

Aunque las tasas de cáncer en general están disminuyendo, la incidencia de cáncer de hígado está en aumento, al igual que la tasa de cáncer uterino.1 La población del “baby boom” es el grupo más notablemente afectado por el cáncer de hígado, con el 75% de los casos diagnosticados. El uso excesivo de alcohol, la obesidad, la infección por hepatitis C y el tabaquismo son todas causas contribuyentes.1,2 Para muchos, el cáncer de hígado podría prevenirse, ya que algunos factores de riesgo pueden ser abordados mediante cambios en el estilo de vida. Debido a los hábitos comunes entre la generación del “baby boom”, incluyendo el uso de opiáceos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han recomendado pruebas de detección de hepatitis.

Cáncer pediátrico

El cáncer es la segunda causa de muerte entre los niños de 1 a 14 años de edad, después de los accidentes. La incidencia de las tasas de cáncer en niños y adolescentes ha aumentado ligeramente desde 1975. Aunque la tasa de casos nuevos está aumentando (menos del 1% al año), la tasa de mortalidad ha ido disminuyendo. Este grupo tiene un 60% menos de probabilidades de morir de cáncer que en 1970. Un factor primario es una disminución del 78% en la muerte por leucemia.2

Factores raciales y socioeconómicos

La prevención efectiva del cáncer, la detección temprana y las estrategias de tratamiento tienen un impacto en la incidencia del cáncer y la muerte.2 En general, la disminución es mayor en los hombres que en las mujeres, pero la probabilidad de que cualquiera de los dos sexos muera a causa de estos cánceres es mayor en los condados más pobres de los Estados Unidos que en los más ricos.

El riesgo relativo de morir de cáncer también es un 33% más alto entre los pacientes negros sobre los blancos cuando se tienen en cuenta los ajustes estadísticos básicos. La brecha es aún mayor para los nativos americanos y los nativos de Alaska. Aunque la tasa de incidencia es significativamente más baja, tienen un 51% más de probabilidades de morir de sus cánceres que los pacientes blancos.2

A medida que disminuye la brecha racial en la mortalidad por cáncer, las diferencias socioeconómicas son cada vez mayores, especialmente en lo que respecta a los cánceres prevenibles. Una mejor educación para la prevención del cáncer, el acceso a la detección precoz y el acceso a las estrategias de tratamiento actuales tienen un impacto significativo tanto en la incidencia como en el tratamiento eficaz de los cánceres prevenibles.2

Según el informe de la ACS, un tercio de las muertes relacionadas con el cáncer entre las personas de 25 a 74 años podrían evitarse si se eliminaran las disparidades socioeconómicas. Esto se debe en parte al hecho de que la tasa de tabaquismo y de obesidad es el doble en las comunidades pobres que en las zonas más ricas. La variación geográfica también juega un papel en la incidencia del cáncer. Las personas son más propensas a desarrollar cáncer de pulmón en un estado de cultivo de tabaco como Kentucky que en Utah.1 Además, el diagnóstico tiende a estar en una etapa más avanzada en las poblaciones minoritarias y va acompañado de menores tasas de supervivencia específicas de cada etapa para muchos tipos de cáncer.2

La muerte por cáncer cervical es dos veces más probable entre las mujeres en los condados más pobres que en los ricos, particularmente entre las mujeres de 20 a 39 años.2 Los hombres con cáncer de pulmón y de hígado en áreas de ingresos igualmente más bajos tienen un 40% más de probabilidades de morir a causa de su enfermedad que los hombres en áreas más ricas.

Tasas de supervivencia para cánceres comunes

Algunas noticias positivas son que las tasas de supervivencia están aumentando en el cáncer de próstata (98%), el melanoma (92%) y el cáncer de mama femenino (90%). Mientras que los cánceres más mortales con las tasas de supervivencia más bajas fueron los de páncreas (9%), hígado (18%) y esófago, y pulmón (19%).1,2

Recolección y fuentes de datos

Los hallazgos detallados en este artículo se obtuvieron de informes de la Sociedad Americana del Cáncer.1,2 Estiman los nuevos casos de cáncer y las muertes en los Estados Unidos y recopilan datos recientes sobre la incidencia, mortalidad y supervivencia del cáncer.2 Los casos de cáncer se clasificaron de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades para Oncología para Adultos y la Clasificación Internacional de Cáncer Infantil (International Classification of Diseases for Oncology for adults and the International Classification of Childhood Cancer (ICCC) for childhood and adolescent cancers.2 Las fuentes utilizadas para recopilar los datos incluyen el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS), el Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el Programa Nacional de Registros del Cáncer de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).