Nanopartículas para el tratamiento del cáncer de próstata?

Los tratamientos contra el cáncer a menudo se denominan cócteles. Una mezcla de medicamentos que, cuando se combinan, ofrecen un tratamiento más efectivo que un solo medicamento. Existen varias opciones de tratamiento diferentes para el cáncer de próstata dependiendo del tipo y etapa de la enfermedad. Esto es importante porque para muchos, cuando las células cancerosas se propagan desde la glándula prostática, las opciones de tratamiento cambian. Además, el tratamiento puede ser menos efectivo a medida que el cáncer se vuelve resistente a un solo agente después de varios “ciclos terapéuticos”. Esta resistencia puede llevar a una enfermedad recurrente y progresiva, y a una disminución de la tasa de supervivencia.

La terapia combinada no es nueva en el tratamiento del cáncer. Pero nuevas investigaciones sobre la mejor manera de combinar estos medicamentos han dado como resultado tecnologías mejoradas para la administración de tratamientos farmacológicos. Un estudio de China sobre nanopartículas describe cómo las nuevas tecnologías en el desarrollo y administración de fármacos pueden mejorar los resultados terapéuticos.

El papel de las nanopartículas

Las nanopartículas son partículas microscópicas que tienen una serie de propiedades únicas además de su tamaño que las hacen viables para la administración de un fármaco o moléculas similares. Pueden servir como puente o agente de transporte para estructuras moleculares similares a las del fármaco, ayudando a los tratamientos a alcanzar una diana molecular específica y a aumentar la eficacia del fármaco transportado. El objetivo es apuntar mejor y matar las células cancerosas mientras se dejan las células sanas, los nervios y el tejido adyacente a las células cancerosas solas. 

Nanopartículas de albúmina

La albúmina es una proteína que está presente en las claras de huevo y la leche, y también se encuentra naturalmente en el cuerpo humano en el suero sanguíneo (albúmina de suero humano, o HSA). Es soluble en agua y se coagula con el calor. El nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nanjing en China demuestra que encapsular un fármaco quimioterapéutico en nanopartículas de albúmina crea una plataforma mejorada para administrar los medicamentos porque permite que una mayor parte del objetivo de la quimioterapia alcance las células cancerosas diana.

Los medicamentos quimioterapéuticos utilizados en el estudio necesitan ser activados por la terapia fototérmica (PTT) o fotodinámica (PDT) para ser útiles. Los agentes PTT atacan el cáncer usando calor. Para alcanzar una temperatura alta se activan con un láser. Los agentes PDT son activados por la luz de una longitud de onda específica. Los agentes PDT se combinan con el oxígeno para crear una sustancia tóxica que ataca las células cancerosas. Estos medicamentos son hidrofóbicos, no solubles en agua y se eliminan fácilmente del cuerpo.1 Cuando se encapsulan en nanopartículas de HSA, su solubilidad aumenta. Estas nuevas nanopartículas combinadas con la irradiación han demostrado ser más efectivas para matar las células cancerosas que cualquier agente terapéutico solo.

Tratamientos probados en ratones

Al igual que con otros estudios sobre el cáncer, se prueban nuevos enfoques para el tratamiento en ratones cuyos sistemas no son diferentes a los de los humanos. Uno de los hallazgos interesantes fue que las nanopartículas aterrizaron en las regiones tumorales dentro de las 48 horas de que los ratones fueran inyectados con medicamentos, y la ubicación de las nanopartículas fue verificada mediante tecnología de imagenología.

Este hallazgo puede ser beneficioso para el desarrollo de una futura herramienta de diagnóstico para localizar células de cáncer de próstata. Además, la terapia combinada (irradiación y fármaco de quimioterapia encapsulado con nanopartículas) inhibió el crecimiento del tumor en los ratones. La capacidad de inhibir el crecimiento tumoral fue mejor que la quimioterapia o las nanopartículas por sí solas. Los investigadores creen que esto puede deberse a la mejora de la permeabilidad y la capacidad de las nanopartículas para ayudar a que el fármaco de quimioterapia se acumule en las células tumorales en lugar de ser distribuido más en la región del tumor.2

¿Por qué es importante?

La terapia de combinación con nanopartículas es prometedora para mejorar el tratamiento eficaz y la supervivencia resultante de los pacientes con cáncer de próstata. Al menos como se demuestra a través de un modelo animal, la administración de nanopartículas aumenta la eficacia terapéutica y reduce los efectos secundarios de la carga útil del medicamento al mejorar la farmacocinética; la forma en que los medicamentos entran, atraviesan y salen del cuerpo.3

Esta investigación es un ejemplo de la manera en que los investigadores, científicos, químicos e ingenieros de oncología están trabajando juntos para encontrar nuevos enfoques terapéuticos y resolver la quimiorresistencia de las células cancerosas. Estos enfoques podrían algún día reemplazar la quimioterapia intravenosa tradicional, en la que tanto los tejidos sanos como las células cancerosas están expuestos a agentes quimioterapéuticos.3 Aunque todavía es pronto para saber si estos mismos efectos se observarán en los seres humanos, estos resultados sugieren que el uso de las nanopartículas en el diagnóstico y la terapia del cáncer puede tener múltiples beneficios.