Prostata Inflamada Sintomas y Causas

La prostatitis o próstata inflamada

La prostatitis también conocida como próstata inflamada es la hinchazón e inflamación de la glándula prostática, una glándula del tamaño de una nuez situada directamente debajo de la vejiga en los hombres. La glándula prostática produce líquido (semen) que nutre y transporta el esperma.

Entre los sintomas de prostata inflamada a menudo esta el dolor o dificultad para orinar. Otros síntomas incluyen dolor en la ingle, área pélvica o genitales y a veces síntomas similares a los de la gripe.

La prostatitis afecta a hombres de todas las edades pero tiende a ser más común en hombres de 50 años o menos. La afección tiene varias causas. A veces la causa no se identifica, si la prostatitis es causada por una infección bacteriana, generalmente se puede tratar con antibióticos.

Dependiendo de la causa, la prostatitis puede aparecer gradual o repentinamente. Podría mejorar rápidamente, ya sea por sí sola o con tratamiento. Algunos tipos de prostatitis duran meses o se mantienen recurrentes (prostatitis crónica).

prostata inflamada sintomas

Síntomas de próstata inflamada

Los signos y sintomas de prostata inflamada o prostatitis dependen de la causa. Pueden incluir:

  • Dolor o sensación de ardor al orinar (disuria)
  • Dificultad para orinar, como goteo o micción vacilante
  • Micción frecuente, particularmente durante la noche (nocturia)
  • Necesidad urgente de orinar
  • Orina turbia
  • Sangre en la orina
  • Dolor en el abdomen, ingle o parte baja de la espalda
  • Dolor en el área entre el escroto y el recto (perineo)
  • Dolor o molestia en el pene o los testículos
  • Eyaculación dolorosa
  • Signos y síntomas similares a los de la gripe (con prostatitis bacteriana)

Cuándo consultar a un médico:

Si tiene dolor pélvico, dificultad o dolor al orinar o eyaculación dolorosa, consulte a su médico. Si no se trata, algunos tipos de prostatitis pueden causar empeoramiento de la infección u otros problemas de salud.

Causas de la prostatitis (Próstata inflamada)

La prostatitis bacteriana aguda a menudo es causada por cepas comunes de bacterias. La infección puede comenzar cuando las bacterias en la orina se filtran a la próstata. Los antibióticos se utilizan para tratar esta infección, si no se eliminan las bacteria la prostatitis puede reaparecer o ser difícil de tratar (prostatitis bacteriana crónica).

El daño nervioso en el tracto urinario inferior, que puede ser causado por cirugía o traumatismo en el área, puede contribuir a la prostatitis no causada por una infección bacteriana. En muchos casos de prostatitis, la causa no se identifica.

Factores de riesgo de la prostatitis

Los factores de riesgo para la prostatitis incluyen:

  • Ser joven o de mediana edad
  • Haber tenido prostatitis
  • Tener una infección en la vejiga o en el tubo que transporta el semen y la orina al pene (uretra)
  • Tener traumatismos pélvicos, como una lesión por andar en bicicleta o montar a caballo
  • Usar un tubo insertado en la uretra para drenar la vejiga (sonda urinaria)
  • Tener VIH/SIDA
  • Haber tenido una biopsia de próstata

Complicaciones de una próstata inflamada

Las complicaciones de la prostatitis pueden incluir:

  • Infección bacteriana de la sangre (bacteriemia)
  • Inflamación del tubo enrollado unido a la parte posterior del testículo (epididimitis)
  • Cavidad llena de pus en la próstata (absceso prostático)
  • Anomalías seminales e infertilidad, que pueden ocurrir con prostatitis crónica

Tratamiento naturales para la Próstata Inflamada

Te mostramos algunos remedios naturales para tratar y mitigar los síntomas de próstata inflamada:

  • Ajo Crudo
  • Baños de asiento
  • Infusiones de Cola de Caballo
  • Infusiones de Hojas de Nogal
  • Infusiones de Semillas de Calabaza
  • Ortiga y Diente de León
  • Perejil, Limón y Zanahoria
  • Pipas o Semillas de Calabaza
  • Polen
  • Sandía
  • Zanahoria

“No hay evidencia directa de que la prostatitis pueda llevar al cáncer de próstata”

Infección Urinaria en los Hombres

Es poco común tener una infección urinaria si usted es un hombre menor de 50 años. El tratamiento usual es un curso de un medicamento llamado antibióticos. Algunas veces se recomiendan exámenes para evaluar la vejiga, la próstata o los riñones.

Conozca las vías urinarias

Hay dos riñones, uno a cada lado de la parte superior del abdomen. Producen la orina que se drena por unos tubos llamados uréteres hacia la vejiga. La orina se almacena en la vejiga y se evacua a través de la uretra cuando vamos al baño.

En los hombres, la glándula prostática se encuentra justo debajo de la vejiga. Si la próstata está agrandada, esto puede afectar el drenaje vesical.

¿Qué es una infección urinaria y qué lo causa?

La mayoría de las infecciones urinarias son causadas por gérmenes (bacterias) que provienen de su propio intestino. No causan daño en el intestino, pero pueden causar infección si entran en otras partes del cuerpo. Algunas Qué es una infección urinaria bacterias se encuentran alrededor de ano. Estas bacterias a veces viajan hasta el tubo por el que pasa la orina desde la vejiga (uretra). Algunas bacterias prosperan en la orina y se multiplican rápidamente y causan infección.

Una infección urinaria a menudo los médicos la llaman infección del tracto urinario (ITU). Cuando la infección está justo en la vejiga y la uretra, esto se denomina una infección urinaria inferior. Si viaja hasta afectar a uno o a ambos riñones también, entonces se denomina IU alta. Esto puede ser más grave que las infecciones de las vías urinarias inferiores, ya que los riñones pueden resultar dañados por la infección.

Este artíulo sólo trata de las infecciones urinarias en los hombres. No se ocupa de las infecciones de transmisión sexual como la clamidia, que puede afectar a la uretra y causar síntomas similares.

¿Qué tan comunes son las infecciones urinarias?

Las infecciones urinarias son raras en hombres menores de 50 años. Se vuelven más comunes en los hombres mayores. Sin embargo la infección urinaria es mucho más común en las mujeres.

¿Por qué algunos hombres desarrollan infecciones urinarias?

En algunos casos, un problema subyacente puede aumentar el riesgo de desarrollar una infección urinaria. Éstos incluyen lo siguiente:

  • Un agrandamiento de la próstata puede impedir que la vejiga se vacíe adecuadamente. Luego, algo de orina puede acumularse en la vejiga. Los gérmenes (bacterias) tienen mayor probabilidad de multiplicarse y causar infección en un charco estancado de orina.
  • Los problemas de vejiga o riñón pueden llevar a que las infecciones sean más probables. Por ejemplo, cálculos renales o afecciones que hacen que la orina se acumule y no drene adecuadamente.
  • Tener un catéter urinario. Un catéter es un tubo delgado, flexible y hueco que pasa de la vejiga al exterior. Esto se puede utilizar para ayudarle a orinar en diferentes circunstancias. Tener un catéter es la causa más común de infecciones urinarias que se desarrollan durante hospitalizaciones.
  • Un sistema inmunitario deficiente aumenta el riesgo de tener cualquier infección, incluyendo infecciones urinarias. Por ejemplo, si tiene SIDA o está tomando quimioterapia.

En otros casos, la infección ocurre sin razón aparente. No hay ningún problema con la vejiga, riñón, próstata o sistema de defensa que pueda ser identificado.

¿Cuáles son los síntomas de una infección urinaria?

  •  los síntomas de una infección urinariaLa infección en la vejiga (cistitis) generalmente causa dolor al orinar, y la orina se evacua con más frecuencia. Usted también puede tener dolor en la parte baja de su abdomen. La orina puede volverse turbia, con sangre u olor. Es posible que tenga fiebre alta.
  • La infección en los riñones puede causar dolor en el lado del abdomen sobre el riñón y una temperatura alta (fiebre). Esto puede hacer que usted se sienta enfermo con malestar general.

En algunos hombres de edad avanzada, los únicos síntomas pueden ser un comienzo de malestar general, incluso sin ningún síntoma urinario.

¿Se necesitan pruebas?

Una muestra de orina puede confirmar el diagnóstico e identificar el germen (bacteria) que causa la infección. Sin embargo, su médico puede recomendarle exámenes de riñón, próstata o vejiga si se sospecha de un problema subyacente.

Un problema subyacente es más probable si la infección no desaparece con un medicamento antibiótico o si usted tiene:

  • Los síntomas que sugieren que un riñón está infectado (y no sólo la vejiga).
  • Infecciones urinarias recurrentes. Por ejemplo, dos o más en un período de tres meses.
  • Tuvo problemas con su riñón en el pasado, como cálculos renales o un riñón dañado.
  • Síntomas que sugieren una obstrucción al flujo de orina.
  • Orina manchada de sangre que persiste después del tratamiento con antibióticos.

Los exámenes pueden incluir:

  • Examen de la glándula prostática.
  • Un examen de sangre general o un examen de sangre específico para revisar su próstata, llamado antígeno prostático específico o PSA.
  • Una gammagrafía de los riñones o la vejiga, como una ecografía.
  • Una radiografía para buscar cálculos renales.
  • Una mirada dentro de la vejiga con un equipo especial (cistoscopia).
  • Exámenes para ver qué tan bien está funcionando la vejiga, llamados exámenes urodinámicos.

¿Cuál es el tratamiento para una infección urinaria en los hombres?

  • Un curso de un medicamento antibiótico generalmente despeja la infección rápidamente. Esto suele durar siete días. Usted debe consultar a un médico si sus síntomas no han desaparecido o están a punto de desaparecer después de unos pocos días.
  • Paracetamol o ibuprofeno usualmente aliviará cualquier dolor, malestar o fiebre alta.
  • Tenga suficiente cantidad de agua para beber y ayudar a prevenir una falta de líquido en el cuerpo (deshidratación) si tiene fiebre y se siente mal.

¿Cuál es el pronóstico?

La gran mayoría de los hombres mejora a los pocos días de comenzar el tratamiento. Consulte a un médico si no mejora rápidamente. Si sus síntomas no mejoran a pesar de tomar un antibiótico, es posible que necesite un antibiótico alternativo. Esto se debe a que algunos gérmenes (bacterias) son resistentes a algunos tipos de antibióticos. Esto se puede identificar a partir de los exámenes realizados en su muestra de orina.

Ocasionalmente, la infección se puede diseminar y causar que usted esté más enfermo. La infección en la vejiga (cistitis) se puede diseminar al riñón (pielonefritis). La infección también se puede diseminar para comprometer la glándula prostática, causando infección de la glándula prostática (prostatitis). Ocasionalmente puede llevar a una inflamación causada por una acumulación de pus (abscess) en la glándula prostática.

Síntomas de Próstata Inflamada

sintomas de prostata inflamada

Inflamación de la próstata

La prostatitis es una patología dolorosa que ocurre en los hombres mayores. Se refiere en particular a la inflamación de la próstata y las áreas circundantes, causando una fuerte sensación de dolor e inflamación.

Hay diferentes tipos de prostatitis y muchos son los síntomas y terapias que pueden ayudar al paciente a recuperar el bienestar de su cuerpo.

Hoy en día queremos ayudarle a identificar los principales síntomas proporcionando consejos prácticos para reducir la inflamación.

Síntomas de prostatitis

Cuando hablamos de prostatitis, nos referimos a una enfermedad bastante común en hombres, que consiste en la inflamación de un área particular del sistema genital masculino.

Más específicamente, la próstata es una glándula del sistema reproductor masculino cuya función principal es producir el liquido seminal, necesario para la fertilidad.

Existen cuatro tipos diferentes de inflamación:

  • Crónico, caracterizado por dolor pélvico crónico cuyas causas son desconocidas.
  • Bacterias agudas o crónicas, causadas por una infección que ocurre repentinamente y suele durar poco tiempo, en forma aguda, mientras que se desarrolla lentamente y dura años en el caso de la prostatitis crónica.
  • Asintomática, que no presenta síntomas particulares y se diagnostica mediante exámenes para otras enfermedades urinarias o del aparato reproductor.

Dependiendo de la causa que causó la inflamación de la próstata, se pueden detectar diferentes síntomas. En algunos casos, se presentan síntomas similares a los de las patologías prostáticas, es decir, aquellos que afectan al tracto urinario y genital.

El síntoma principal que podemos experimentar es una sensación dolorosa, que persiste durante algún tiempo y afecta a una de las siguientes áreas:

  • Área entre el escroto y el ano.
  • Centro inferior del abdomen.
  • Escroto.
  • Espalda baja.

Además, la prostatitis se puede caracterizar por síntomas adicionales tales como:

  • Dolor uretral durante o después de la micción.
  • La vejiga se contrae incluso cuando contiene pequeñas cantidades de orina, causando la sensación de micción frecuente.
  • Urgencia de micción, caracterizada por la imposibilidad de poder retrasarla.
  • Chorro urinario muy débil o interrumpido.

Estos son los síntomas que sugieren una prostatitis. Nuestro consejo es que se ponga en contacto con el médico de cabecera para evaluar cualquier examen específico para un diagnóstico preciso.

Atención y prevención de la prostatitis

Al igual que con los síntomas, el tratamiento de la prostatitis depende del tipo de inflamación que experimente el paciente.

En general, el propósito de la terapia es reducir el dolor y la inflamación. En algunos casos es necesario administrar antibióticos para evitar el riesgo de infecciones bacterianas.

Pero también existen tratamientos alternativos para reducir el dolor. Recomendamos, por ejemplo, baños calientes y terapias térmicas que aprovechan las propiedades beneficiosas del calor para dar una sensación inmediata de bienestar.

Próstata Inflamada (Prostatitis): Causas, Síntomas y Tratamiento

La prostatitis (próstata inflamada) causa dolor al orinar y el riesgo de infecciones del tracto urinario (ITU) aumentan. La prostatitis se puede referir como una infección de la próstata, pero dicha inflamación a menudo ocurre sin una infección conocida. Aproximadamente del cinco a diez por ciento de los casos de prostatitis son causados por una infección bacteriana, pero afortunadamente estas infecciones no aumentan el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Aunque el agrandamiento de la próstata afecta comúnmente a los hombres mayores de edad, los hombres de todas las edades son propensos a la prostatitis; el 25 por ciento de las visitas a los hospitales son contabilizadas por hombres más jóvenes y de mediana edad.

Existen tres principales tipos de prostatitis

Prostatitis bacteriana aguda, prostatitis bacteriana crónica y prostatitis no bacteriana crónica.

Próstata Inflamada La prostatitis bacteriana aguda es una infección bacteriana que causa una inflamación que típicamente no es común pero que se presenta con síntomas severos.

La prostatitis bacteriana crónica ocurre por infecciones urinarias recurrentes que se diseminan a la glándula prostática. Los síntomas pueden ser similares a la prostatitis bacteriana aguda, pero menos graves y fluctuantes.

Por último, la prostatitis crónica no bacteriana es la forma más común de prostatitis que presenta dolor urinario y pélvico durante al menos tres a seis meses.

La próstata inflamada (prostatitis) causas y factores de riesgo

La prostatitis puede ser causada por bacterias que ingresan a la glándula prostática desde el tracto urinario o por una enfermedad de transmisión sexual, específicamente gonorrea, clamidia o VIH.

Los factores de riesgo para la prostatitis incluyen antecedentes previos de prostatitis, el desarrollo de una IU, el uso de un catéter u otros procedimientos urológicos, una glándula prostática agrandada, tener relaciones sexuales anales, tener una anomalía estructural o funcional del tracto urinario, deshidratación y traumatismo pélvico local.

Signos y síntomas de prostatitis o próstata inflamada

Los signos y síntomas de la prostatitis o también conocido como próstata inflamada pueden variar en severidad y ocurrencia.

Los síntomas más comunes incluyen malestar, dolor en los testículos o el área entre los testículos, malestar o dolor en la parte baja del abdomen, urgencia o frecuencia urinaria, dolor o sensación de picazón durante la micción, sensación de estar sentado sobre una pelota de golf, falta de libido y dificultad para conseguir o mantener una erección.

Tipos de prostatitis

Aguda bacteriana:

El tipo menos común y causada por una infección. Este tipo puede volverse bastante grave, ya que tiene el potencial de diseminarse a la sangre u otras partes del cuerpo. Los síntomas pueden presentarse con fuerza y aparecer repentinamente. Este tipo se considera fácil de diagnosticar.

Bacteria crónica:

Tiene un inicio más gradual, con síntomas que se presentan de una manera menos severa en comparación con la forma aguda. Esta afección puede durar por un período de tiempo prolongado o puede reaparecer después del tratamiento.

Crónico abacterial:

También conocido como síndrome de dolor pélvico crónico y como prostatitis sin una causa clara de su aparición. Esta forma es el tipo más común de prostatitis, con síntomas que pueden ser constantes u ocurrir como brotes ocasionales. Los exámenes de diagnóstico pueden mostrar células inmunitarias en la orina o el semen, pero no se encuentra ninguna bacteria.

Inflamatorio asintomático: se presenta sin síntomas, en las pruebas diagnósticas del tejido prostático, las células que combaten la infección están presentes. Este diagnóstico a menudo se descubre en el examen de rutina y se encuentra accidentalmente al tratar otros problemas.

Diagnóstico de prostatitis y opciones de tratamiento

Si usted detecta cualquier síntoma de una próstata inflamada o prostatitis o su médico sospecha que usted tiene la afección, lo derivará a un urólogo que puede confirmar el diagnóstico.

Como paciente, usted se someterá a un examen físico minucioso para descartar otras causas de una próstata inflamada. Además, el urólogo le hará recolectar la orina completa para que pueda examinarla.

Las siguientes son pruebas de diagnóstico que se pueden emplear:

  • Exámenes de orina: en busca de signos de infección
  • Exámenes de sangre: en busca de signos de infección y otros problemas de próstata
  • Masaje posprostático: en raras ocasiones, su médico querrá masajear la próstata y evaluar las secreciones.
  • Exámenes imagenológicos: pueden incluir tomografías computarizadas (TC) del tracto urinario y la próstata o una ecografía (ultrasonido)

El tratamiento prostata inflamada

Existen muchas opciones diferentes de tratamiento para la prostata inflamada dependiendo de la causa. Por ejemplo, si la causa de la prostatitis es bacteriana, su médico le recetará antibióticos.

Otras opciones de tratamiento incluyen bloqueadores alfa, agentes antiinflamatorios, masaje prostático y otros tratamientos que se están estudiando actualmente, como la terapia de calor o medicamentos con ingredientes vegetales específicos.

Tratar la prostatitis de forma natural con remedios caseros

Hay remedios caseros que usted puede utilizar para ayudar a tratar la prostatitis:

Beba una mezcla de la hierba del sello de oro: Contiene potentes propiedades antibacterianas y antibióticas que ayudan a reducir la inflamación.

Consuma regularmente tomates: Contiene antioxidantes para ayudar a combatir infecciones. También contienenPróstata Inflamada licopeno bioflavonoide, que ayuda a disminuir la frecuencia de micción.

Beba mucha agua: Ayuda a eliminar los desechos y toxinas nocivos.

Remoje sésamos durante la noche y mastíquelos por la mañana: Puede ayudar a reducir los síntomas de la prostatitis.

Beba jugos vegetales que contengan apio, zanahoria y espinaca: Si los disfruta dos veces al día, puede ayudar a aliviar los síntomas de la prostatitis.

Tome un suplemento de hierbas de cola de caballo por un corto período de tiempo: Considerado una cura natural para la prostatitis, pero puede causar deficiencia de tiamina y potasio si se toma a largo plazo.

Consume regularmente uvas rojas y otras frutas: Contiene licopeno que puede ayudar a aliviar la irritación de la próstata.

Consume semillas de sandía o las tiene en polvo: Contiene ácidos grasos insaturados que ayudan a equilibrar el nivel de pH en la vejiga y el tracto urinario.

Tome analgésicos de venta libre: Puede ayudar en el tratamiento del dolor asociado con la prostatitis.

Consuma abundantes alimentos altos en fibra: Puede ayudar a combatir la infección.

Estar físicamente activo: Evitar estar sentado por períodos prolongados de tiempo ayuda a prevenir la inflamación que lleva al empeoramiento de los síntomas.

Evite el alcohol, la cafeína y los alimentos picantes: éstos pueden irritar la próstata y la vejiga, empeorando los síntomas.

Controle el estrés y la ansiedad: pueden empeorar los síntomas.

Semillas de calabaza: Rica en ácidos grasos insaturados, que son esenciales para mantener una próstata sana.

Zumo de zanahoria: Un excelente remedio que se toma dos veces al día para la prostatitis y otras enfermedades de próstata.

Arándanos: Ricos en antioxidantes y otros compuestos naturales efectivos para el tratamiento de trastornos del tracto urinario.

Al seguir el plan que su médico le ha puesto, junto con estos remedios caseros, usted puede tener mucho éxito en el tratamiento de la prostatitis.